«

»

El desnudo y la fotografía cubana actual

Es algo contradictorio en Cuba teniendo una idiosincrasia tan desinhibida con el cuerpo… el desnudo en espacios sociales, o en espacios exteriores, en la ciudad… en fin, en ambientes abiertos, es casi inexistente en Cuba, hasta donde yo conozco.Grethel-Morell

Grethel Morell

yenny-hernandezEl desnudo y la fotografía cubana actual: de caminos y carencias.
Entrevista a Grethel Morell

Por Yenny Hernández

 

Estamos viviendo un momento de la contemporaneidad donde la gestualidad corporal se convierte en un primordial medio de comunicación. Así somos, así nos comunicamos, así convivimos… ello es motivo de expresión y representación desde los predios artísticos. De ahí que la fotografía y el cuerpo humano resulten canales idóneos para la plasmación de inquietudes y preferencias estéticas. En tal sentido se hace necesario el acercamiento a un tema tan polémico como el cuerpo fotografiado ya sea desnudo, fragmentado, sugerido o metamorfoseado, con el fin de conocer su comportamiento en la sociedad que nos acontece. Las palabras ofrecidas por la investigadora y curadora Grethel Morell Otero, a esta entrevista invitan a la polémica propia que trae consigo la fotografía contemporánea del cuerpo.

Yenny Hernández (YH): ¿Cuál considera usted que es el camino que está tomando la fotografía cubana más actual?

Grethel Morell (GM): Yo creo que no hay un camino marcado, sigue siendo diversa y carente. Heterogénea porque hay muchas poéticas, mucha gente joven tratando de abordar la mayoría de los géneros; y carente porque se sigue manejando un concepto muy egocentrista de la imagen, solo interesan los temas y los enfoques consabidos, los probados, los que se saben que traen consigo cierta fórmula de éxito. Sobre todo en el campo de lo “oficial”, lo exclusivo, lo elitista. Pero internacionalmente hay un sector de la fotografía que se ocupa desde una visión más abierta, más popular… y por ende, más notoria, de la imagen. Esa que trabaja desde la cámara de un celular hasta una súper cámara profesional, esa que pasa desde el álbum familiar hasta la crónica, poniéndolos en un mismo nivel de certámenes. Es una visión que cada vez gana más espacio… y en Cuba no existe.

Míralo a través de los temas y los géneros. Casi siempre son los mismos; por ejemplo, la pobreza, lo derruido, la ciudad, el folklor, el cartel, el grafiti, el costumbrismo… algo así como el síndrome del turista. Sin embargo, el paisaje rural, la fotografía clásica de estudio, la nocturnidad, la fotografía industrial, la abstracta, la erótica-subjetiva…casi no aparecen en la fotografía cubana contemporánea. Temas de culturas marginadas, sectores segregados, vistos desde lo sociológico, desde la gama de los estudios culturales, no están. Todo se convierte en una recurrencia de lo conocido.

Volviendo al desnudo, en los últimos años ha habido bastante obra… no una explosión porque esto está “explotando” desde hace rato. Pienso que el mayor auge del desnudo –aunque no me guíe por tu cuestionario– fue entre los años 1995 al 2000, porque no tuvo antecedentes –ni hasta ahora, consiguientes– en la forma en que se manejó y se expuso como tendencia fotográfica. Gracias a los Salones Nacionales de Fotografía (el más ilustre fue el de 1999), el Salón de Desnudo Fotográfico NUDI ´96, y gracias también al apoyo institucional, es que se hace redoblar el asunto… y lanzar el trabajo de los fotógrafos.

Aunque muchos quieran alejarse de la Academia o de las Instituciones, si no recibes su apoyo te rezagas. Si la institución no te aúpa o no te ofrece un espacio, te potencias medianamente, quedas en un círculo más ambiguo. Aunque utilices internet, y sistemas asociados, para darte a conocer por otros medios de promoción, en tu país necesitas consolidarte con la Institución. Y el hecho de que Rafael Acosta estuviera presidiendo el Consejo Nacional de las Artes Plásticas en esa temporada, siendo un amante del desnudo, y siendo un esteta, hizo que se alentara y se le diera más luz a ese género como algo sólido, como algo asentado en la fotografía cubana contemporánea. Además, se le dio un Premio, algo que antes no había sucedido. El desnudo no se había galardonado, ni como género artístico, ni como evento único. Se intentaba, porque Alamar –al extremo Este de La Habana– tenía, y sigue teniendo, su Salón de Arte Erótico, donde no solo incluyen fotografía, pero lo que pasa es que no está potenciado, no es de los favorecidos.

De la serie Habana siempre viva, 1996. Félix Antequera. Imagen. Cortesía Academia de Fotografía Cabrales del Valle

Ahora, a partir de los años 2000 se abusa del género indiscriminadamente y hay mucha obra barata en el sentido conceptual y estético de la manifestación. Por lo que debes saber sacar de esa gran diversidad, de esa gran cazuela, realmente lo más significativo. Hay demasiado de lo mismo, y sin embargo se deja de lado otras facetas del género, como por ejemplo el desnudo urbano, el desnudo en exteriores que en Cuba es casi nulo… ¿Por qué, siendo una cultura tan erótica la cubana?

YH: Sí, una constante que se advierte mucho en los fotógrafos actuales es que prácticamente todo es fotografía de estudio, escenografía preparada, posturas arregladas. No hay la toma inmediata, el instante de apretar el botón…

GM: Y es algo contradictorio en Cuba teniendo una idiosincrasia tan desinhibida con el cuerpo… El desnudo en espacios sociales, o en espacios exteriores, en la ciudad… en fin, en ambientes abiertos, es casi inexistente en Cuba, hasta donde yo conozco . No sé si habrá alguien en Guantánamo, en Santiago de Cuba, pero estamos en La Habana, centro emisor. Hay un artista cienfueguero que lo trabajó en los puertos, en los muelles. Hizo marinas con mujeres desnudas, conceptualmente elementales pero bonitas. Es la mujer desnuda con un niño, o la maternidad, o varias mujeres en riberas, porque Cienfuegos tiene vistas del mar y del malecón estupendas… ¿Imagínate si lo hacen en La Habana… la imagen de un desfile de mujeres desnudas por su emblemático malecón?

Una historia en 70 páginas, 1988. Consuelo Castañeda. Cortesía Grethel Morell

Otras de las grandes carencias que te quiero mencionar son la vejez, la autoimagen y la autorreferencialidad. De la primera hay, pero no es un tema que está totalmente trabajado. En estos últimos tiempos he visto mucha vejez, pero siempre es la degradación del cuerpo como objeto y como materia, y ahí quedó. De la autoimagen y compañía, me refiero a la femenina. La mujer fotógrafa, la creadora vista a sí misma desnuda también está muy limitada. No hablo de los íconos, por supuesto, Marta María Pérez, Cirenaica Moreira, Consuelo Castañaeda – que no es fotógrafa, sino creadora plástica, pero utiliza la fotografía de desnudo de su mamá en una secuencia ya clásica– …Hablo de las más actuales, que se abrevian. Si se ven a sí mismas es en una obra casual o en “obras de temporada”, como yo les digo, y lo trabajan con salvedades. Es decir, no hay una auto-apertura, no hay aceptación íntegra del desnudo femenino en un escenario donde, te reitero, las mujeres en general suelen ser tan desinhibidas, tan extrovertidas… porque nosotras las cubanas no somos mujeres mancilladas, apocadas… supuestamente.

De la serie Habana siempre viva, 1996. Félix Antequera. Cortesía Academia de Fotografía Cabrales del Valle

Tenemos una cultura feminista de la Revolución para acá, que la mujer es centro, ser social activo, que es capaz de ser profesional, madre, dirigente, ama de casa, intelectual y seguir abanderada. La literatura lo plasma, con sus matices, pero la imagen fotográfica está muy reducida. No es usual la obra donde la mujer desnuda sea el centro, el adalid, la que tiene el poder. No se logra ver…. Tengo un proyecto de desnudo, uno de los últimos ensayos que estoy preparando, donde indago en las mujeres creadoras que lo trabajan de esa manera y cuesta hallarlo.

¿Cómo ves tú la imagen femenina hecha por las propias mujeres, has encontrado algo único?

YH: Además de los íconos, no. Una de las artistas que investigo, Yanahara Mauri, no se autorretrata. Ella fotografía a otras mujeres de edad avanzada, principalmente, y lo hace a partir de objetos que utiliza para complementar la escenografía, que tienen que ver con la cotidianidad, el paso del tiempo, la violencia femenina –la mujer maltrecha y hundida, comenta Grethel Morell–.

GM: ¿Y dónde está la mujer reivindicada?…porque no he encontrado una foto que enaltezca a la mujer líder, bella, desprejuiciada. Hay una fotógrafa norteamericana que lo hace y, en definitiva, la sociedad norteamericana también tiene problemas de violencia… económica, social, psicológica, sexual, humana, todos los tipos de violencia que hablan los discursos de género. Y hay mujeres fotógrafas que tratan de enaltecer a la fémina por encima de todo eso. Pero en Cuba, ¿qué es lo que sucede? La mujer ya ha logrado un estatus bastante independiente –al menos, en mente y talento–, y está la mujer creadora que tiene un nivel diferente de apreciación de la realidad social y de la realidad en general, supongo yo, que le permite lanzar actitudes de cambio.

¿Cómo ves la mirada de los hombres de las últimas generaciones hacia el desnudo femenino? ¿Igual? ¿Ves algo diverso, opuesto, distinto a lo que se estaba trabajando en los años noventa? ¿Qué es lo que la hace diferente?

YH: Aún no he llegado a una conclusión definitiva en mi investigación respecto a eso. Pero desde una primera apreciación, me parece que ahora se está siguiendo la misma línea. Cuando me entrevisto con fotógrafos actuales me comentan que no es una influencia directa, consciente, que ellos trabajan sin saberlo y quien encuentra las influencias soy yo. Como uno de mis escogidos, Rodney Batista.

GM: Claro, tú eres la historiadora. Ahora, yo no creo que Rodney Batista sea un fotógrafo a incluir dentro de un estudio sobre el desnudo, porque Rodney utiliza el cuerpo en degradación como un objeto, juega con el sentido irónico de los términos, eso es evidente. A la vez que escoge un cuerpo degradado le pone “accesorios embellecedores”, pero no creo que su intención sea apuntar al desnudo.

Mito del ama de casa, 2011. Rodney Batista. Cortesía Academia de Fotografía Cabrales del Valle

Mito del ama de casa, 2011. Rodney Batista. Cortesía Academia de Fotografía Cabrales del Valle

El cuerpo muerto es cuerpo muerto; es cuerpo, no desnudo. La obra de Rodney es cuerpo, incluso en las piezas en las que no hay degradación de la materia, cuerpo descompuesto. Como esa pieza muy linda de la mujer con la cabeza de animal (Mito del ama de casa) que es un desnudo, aunque un desnudo manipulado. Y eso es un hito, no el discurso total de su obra. Lo que te hace mencionarlo como un artífice del cuerpo, no un artista del desnudo. Creo que debes tener bien definidos los conceptos.

En eso la literatura es mucho más rica que en las artes visuales. El concepto de cuerpo que da Severo Sarduy es extraordinario. Yo estudié mucho la manera de presentarse el cuerpo en la literatura cubana, y Severo Sarduy tiene un concepto de cuerpo en descomposición, igual que Virgilio Piñera, que lo define. Para ellos es cuerpo degradado, imperfecto, corrompido, es el cuerpo sin máscaras, sin afeites. Te sugiero que repienses eso para la imagen, más en la fotografía. Es una postura que se coloca por encima del desnudo.

YH: ¿Hay un proceso de continuidad o de transformación estética y temática en la fotografía del desnudo a partir del 2000 respecto a los años noventa? ¿Novedades, continuidades o influencias en los nuevos artistas?

GM: Este asunto entre el 2000 y el noventa está explicado en mi libro de Maestría (Pequeñas Maniobras. El Cuerpo en la Fotografía Cubana Contemporánea), donde digo que hay continuidades y rupturas.

Ahora, del 2000 en adelante te insto a que lo definas. Tú misma te has ido respondiendo: hay mucha repetición y muy poca novedad. Ten cuidado, porque la novedad en el arte está hace rato en tela de juicio. Puedes notar lo “diferente” no lo novedoso, o lo “particular” más allá de la primicia. Es otra sugerencia porque novedoso creo no hay nada, excepto en la tecnología.

YH: ¿Cómo cree que se ha comportado el mercado artístico respecto a este fenómeno del desnudo fotográfico?

GM: ¿De qué mercado artístico hablas? ¿Qué mercado del arte tenemos? Lo que podemos hablar desde aquí es Subasta Habana, la venta de los artistas en sus estudios y las galerías comerciales institucionales, esas que representan a sus artistas, con sus catálogos bien reducidos y que venden según las exigencias del otro mercado, o según las exigencias institucionales, personales o de la nación… En fin, esto es muy complicado. No creo que puedas definir un comportamiento del desnudo fotográfico en el mercado artístico cubano.

Ahora, el mercado artístico internacional quizás, pero ahí el acceso de los cubanos es contado. Hay presencia de fotógrafos que trabajan ese tema en las galerías cubanas que están directamente conectadas con el mercado del arte. Como por ejemplo, Cirenaica Moreira es llevada y presentada por su galería a eventos como ARCO, donde obviamente se expone y comercializa su obra. Pero de que sea un fenómeno, de que esté presente el desnudo fotográfico cubano en el mercado internacional, no se puede asentar.

Sin embargo, colecciones y coleccionistas privados que hayan comprado obras de desnudos cubanos, existen varios. Pero eso lo conoces directamente cuando abordas la colección, al coleccionista o al propio artista. Pero no es que haya un movimiento a favor de ese tema. No, los temas son varios y los interesados escogen, más que a los temas, a los artistas. Eso es un mercado de arte determinado.

YH: ¿La crítica de arte ha favorecido este tipo de representación y a sus respectivos creadores? ¿Por qué? ¿De qué manera?

GM: Esto te lo respondí cuando te hablé de los años de mayor auge del tema del desnudo: la crítica lo favoreció en una etapa, luego ha habido mutis. Excepto en un evento específico, o en una exposición de alguien en particular. Sobre todo la crítica digital de arte es quien se ha ocupado de ello, esa que circula más que la impresa. Hay que partir de que tenemos un problema y es que la crítica de arte impresa en Cuba es extra limitada. La mayoría de las revistas especializadas salen con atraso y entonces cuando te encuentras una que se dedica al tema… agárrate! Ha habido ediciones de revistas como Revolución y Cultura o Arte Cubano que le han dedicado un número a la fotografía, pero no es que dediquen todo al tema, todo el enfoque de la fotografía alrededor del desnudo, o al cuerpo en la fotografía, es una publicación general. Quizás con gente nueva como tú se escriba más de eso…, y he ahí otro problema: ¿quiénes escriben de eso en Cuba?, me refiero a los que escriban de verdad, con rigor, porque para escribir bien hay que investigar y hay que conocer.

YH: ¿A partir de los 2000 se ha observado un auge expositivo que recoja este tema o ha habido ausencia notable de exposiciones?

GM: Ha habido momentos, pero sobre todo poéticas personales: artistas que exponen su obra con ese tema, no es que ha habido eventos que “recojan” ese tema. Exceptuando las constantes: el Salón de Arte Erótico de Alamar a pesar de las distancias, del fatalismo geográfico, ese salón persiste. Pero acá en el núcleo cultural del país no hay tal auge del asunto, ni incluso instituciones que se hayan ocupado de recobrar lo que existió años atrás: un Salón Nacional de Fotografía.

La Fototeca de Cuba, máxima institución dedicada a la manifestación –artística, no de otros tipos– debería ocuparse de ello. U otros, con proyectos privados, deberían proponer caminos, ya que las instituciones oficiales no lo hacen. Es decir, a raíz de que ya existen en Cuba academias privadas, o que se ha abierto la posibilidad de proyectos privados sobre el arte, en este caso la fotografía, ellos mismos pueden hacerlo: lanzar Salones generales o temáticos. Está la Escuela de Fotografía Creativa de La Habana, dirigida por el experimentado Tomás Inda; la Academia Cabrales del Valle, de Rufino del Valle y Ramón Cabrales, incluso existe una posibilidad de impartir cursos a través de la UNEAC… bueno aunque ya eso sería estatal.

El punto es no esperar a que sean las grandes instituciones las que hagan ese trabajo. Las nuevas academias deberían sostener la iniciativa y hacerlo con el tema del desnudo.

YH: ¿Cuáles han sido, para usted, las exposiciones más importantes sobre el tema del 2000 en adelante?

GM: Puedo mencionarte La Seducción de la mirada, en el Centro Hispanoamericano de Cultura, de Rafael Acosta, que fue una pre-presentación de su libro. Yo creo que es la única que se puede anotar. Rafael sigue teniendo el batón al principio de esta carrera; trabajaba en un libro sobre el desnudo, y a la vez cura y promociona una expo, que además tuvo una multitudinaria asistencia.

A pesar de ensombrecerse por cuestionables criterios de selección -demasiada abierta la boca del saco-, esta muestra es la que creo que pudo haber marcado una diferencia, porque además fue a raíz de un libro sobre el mismo tema.

No se pueden dejar de mencionar los salones de Alamar, reitero, son constantes pero no marcan un cambio. Lamentablemente, no marcan cambios. Ha habido exposiciones personales interesantes, se han mostrado cosas puntuales… pero ¿que marquen?, no creo. Si un investigador o un curador no aúna el tema, lo promueve y lo expone, no va a haber giros ni hitos.

YH: ¿Pudiera afirmarse que estas nuevas propuestas poseen identidad propia?

GM: Me lo respondiste tú misma, puedes encontrar que tengan identidades particulares, poéticas personales, discursos diversos, o que sigan patrones de algunos predecesores. Pero identidad propia, como movimiento del género, no lo creo.
¿Te interesa conocer acerca del desnudo en la fotografia cubana de los años 90 al 2000? Lee Pequeñas Maniobras. El Cuerpo en la Fotografía Cubana Contemporánea, tesis de Maestría de Grethel Morell, disponible en formato digital en la biblioteca de la Facultad de Artes y Letras.

 

Completa tu Pack de Fotografía cubana con:
Entrevista a Iván Cañas (Fotodocumentalismo cubano)
Apuntes sobre la enseñanza de la fotografía en Cuba. Lasitudes, funcionalidad y reforma
Fotografia e identidad: Mujeres en Jagüey
El desnudo y la fotografía cubana actual: De caminos y carencias
Fotografía y mercado en Cuba, encausar espacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>