Entradas de la categoría 'Entrevistas y artículos'

Mobbing en el mundo del arte + Testimonios y Test

¿Cómo viven situaciones de mobbing quienes se desempeñan en el mundo del arte?

¿Qué hacer y dónde acudir?

Lee detenidamente el post de Yoanka + Testimonios, y hazte el Test para saber si estás o puedes estar siendo acosada/o  en tu espacio laboral. También puedes compartir tu testimonio de manera anónima si lo deseas.

yoanka-rodneyEl mobbing: La cara de una moneda

Por Yoanka Rodney

 

 

Como gestorx, curadorx, productxr… ¿Alguna vez has sentido que te quitan responsabilidades para cumplir trabajo de rutina; te asignan proyectos inalcanzables con reiterada frecuencia para demostrar tu “incapacidad” de realizar una exposición, o te retienen información significativa para desarrollar un proyecto? ¿Sientes que se burlan de tu vida privada; te maldicen o calumnian; se cuestionan constantemente tus decisiones, tus creaciones artísticas, audiovisuales; o te persiguen sexualmente hasta el cansancio? ¿Cuántas veces al día, en la semana, al mes, en el año, has sentido que ocurren estos hechos?

Si las preguntas anteriores o algunas de ellas tienen respuestas afirmativas, te recomiendo entonces no pasar por alto que estás o puedes estar siendo acosada/o  en el espacio laboral.

¿Qué es el mobbing?

En la literatura especializada se conoce como mobbing al acoso que ocurre en los espacios laborales. La palabra se deriva del verbo inglés “Tomob”, que se traduce como ser atropellado o atacado por la multitud. El término mob fue introducido por Konrad Lorenz para referirse al comportamiento agresivo de ciertos grupos de animales con el objetivo de echar a un intruso del territorio. Según Heinz Leymann en su texto Mobbing. La persecución en el trabajo. 1996: “En las sociedades de nuestro mundo occidental altamente industrializado, el lugar de trabajo constituye el último campo de batalla en el que una persona puede matar a otra sin ningún riesgo de llegar a ser procesada ante un tribuna. Para Cárdenas B, M.T y Trujillo V, N. (2007) en su texto Mobbing y Burnout: Un problema personal y laboral, el mobbing es un tipo de violencia que se expresa de diversas maneras. Tiene una alta incidencia en las mujeres, sobre todo en las que pertenecen a minorías raciales, a lo largo de su carrera laboral y en puestos relacionados con los servicios.

El psicólogo, escritor, investigador y profesor español de la universidad de Alcalá, Iñaqui Piñuel y Zabala, señala que el mobbing es una problemática longeva, que viola los derechos humanos de las víctimas, les impide asistir a los centros laborales y estar libre de la violencia psicológica de sus colegas. Es un continuo y deliberado maltrato verbal o modal que recibe un trabajador por parte de otro u otros, que se comportan cruelmente con él en vista de someterlo, reducirlo, apocarlo, amilanarlo y destruirlo psicológicamente. A la vez, puntualiza que estas actitudes de hostigamiento son recurrentes, frecuentes y sistemáticos.

Estudiosos del tema como Medina-Gómez, O. S. señala que “la OIT estima que el mobbing está presente en el 7% del ámbito laboral mundial, mientras que en algunos países de Latinoamérica se ha reportado una prevalencia entre 3.5% al 25.37% siendo el sector salud y de educación los más vulnerables” (2016).

El mobbing (acoso laboral) se puede manifestar de manera vertical u horizontal, o sea, entre pares de la misma o distinta área laboral, provocando disímiles afectaciones psicológicas que conducen en muchas ocasiones al abandono del centro laboral. Cualquier persona independientemente de su sexo,raza, identidad de género, discapacidad, lugar de residencia, puede ser víctima de mobbing, aunque existe consenso entre los investigadores al señalar que son las mujeres la población más vulnerable. Pero, independientemente de estas características demográficas otras variables como el tipo de trabajo de la víctima, del agresor y del acto de violencia en sí son importante tenerlas en consideración para poder atender y prevenir esta problemática.

¿Qué pasa en Cuba? ¿Cuáles son los desafíos y brechas existentes?

Aunque el Código de Trabajo cubano establece la obligación que tienen empleadores de velar por la integridad física, moral y psicológica de sus trabajadores “se hace necesario perfeccionar el proceso legal y los medios de prueba”, según la jurista e investigadora cubana Imbert Milán (2015). El acoso laboral es “difícil de probar debido a que no está tipificado como delito en Cuba. Se considera como “un delito de soledad, porque a veces el acosador se dirige a la víctima en privado. Pero generalmente hay un tercero que ve o evalúa y no le pone coto a esta situación”, expresa la  investigadora en entrevista ofrecida al periódico Trabajadores [1] (2018).

 

Visibilizar el tema desde las artes visuales y el audiovisual permite desnaturalizar las diversas conductas de acoso que se producen en estos espacios; y posibilita sensibilizar, compartir y denunciar el dolor de las víctimas, que queda siempre sepultado por un sentimiento que pocas veces se tiene en cuenta: la vergüenza.

A continuación comparto tres testimonios de personas vinculadas al ámbito de las artes visuales que han sufrido conductas de acoso en su espacio laboral:

 

Tengo a mi cargo diversos proyectos curatoriales durante el año. Entre mis funciones está no solo asumir el diseño del proyecto, sino la selección de artistas y redacción del texto curatorial. La dirección de la institución, desde su posición de poder, y sin justificación alguna comenzó una serie de ataques reiterados asignándole la responsabilidad de los textos curatoriales de cada uno de mis proyectos a otra persona, privándome de redactar el texto que aportaría mayor visibilidad a mi labor. Me sentí vulnerable, desmotivadx, comencé a hacerle rechazo al trabajo. Muchísimas veces he pensado en cambiar de centro laboral.”

Testimonio anónimo. Curadxr, institución artística cubana

“Cada vez que expresaba mi opinión en las reuniones sistemáticas del grupo de trabajo, conformado por gestores, productores, investigadores, curadores, directivos, para analizar la programación de expos, evaluar la nómina final, las actividades de perfil pedagógico, o establecer los calendarios, una persona integrante del grupo (siempre la misma) emitía argumentos carentes de rigor profesional con la intención de opacarme, cuestionando mis decisiones, mostrando desinterés durante mis intervenciones, hablando en voz baja con otros integrantes del grupo, con el propósito de desconcentrarme. Este tipo de acoso, motivado por competencias, celos profesionales y envidia, se ha prolongado por años.”

Testimonio anónimo. Gestxr-curadxr, institución artística cubana

«Inepta». «Eres una burra». «Te voy a pegar tres tiros». «Sólo sabes hacer manualidades». «Tú cállate. Tú cállate». Esto no es una performance de la Escuela de Arte de León. Es mobbing. Acoso psicológico en el trabajo. La víctima: una maestra vidriera. El acosador: el jefe del Departamento Didáctico de Proyectos del Ciclo de Pintura sobre Vidrio”

 

 

Marta Balmaseda,profesora Escuela de Arte de León, España

El testimonio anterior constituye una vivencia imborrable de Marta Balmaseda, una maestra jubilada de la Escuela de Arte de León por enfermedad profesional. Ella fue indemnizada después de sufrir durante nueve años «daños morales, físicos y psíquicos» por parte del jefe de su departamento.

Películas y documentales cubanos como la multipremiada Fresa y Chocolate, Estoy viva… y lo voy a contar, o el telefilme español Mobbing, son muestra de ello:

Fresa y Chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, aborda entre las subtramas la situación de Diego (Jorge Perugorría), un artista que decide abandonar el país y no buscar otro empleo debido al descrédito de su capacidad profesional, la cual experimenta en su centro de trabajo y se recoge en su expediente laboral por su orientación sexual, su forma de pensar y su obra artística. Si bien la película no aborda tácitamente el mobbing, en la obra se hace alusión a la problemática en cuestión.

La realizadora Lisset Vila nos presenta a Teresa en el documental Estoy viva…y lo voy a contar. Su testimonio devela la violencia contra las mujeres al contar la vivencia angustiosa que sufrió por manifestarse en contra de una indicación de su director que ella consideró inadecuada. Esto provocó “un estado de rumor que termina en la propuesta de una sanción bastante fuerte porque era la separación definitiva de mi cargo… es algo que recibí de igual modo que se recibe una bofetada, afectó mi salud, mi estado psicológico. No se puede trabajar cuando uno está presionado emocionalmente…”

En el telefilme español Mobbing, dirigido por Sonia Sánchez, Esther, la protagonista, tiene una nueva jefa tras el fallecimiento de su antiguo director. Reyes, mujer atractiva y ambiciosa, está dispuesta a todo con tal de conseguir sus objetivos, pero tiene algo que ocultar: una estafa que su jefe descubrió antes de morir y de la que existen documentos inculpatorios. Incapaz de localizar la documentación y creyendo que Esther la tiene en su poder, Reyes tratará de eliminarla sometiéndola a una cruel represión.

Luego de acercarnos un poco al fenómeno del mobbing desde algunas opiniones de diferentes investigadores se hace necesario ahondar en los roles y perfiles que caracterizan a las personas implicadas en estas situacionesy las acciones que se pueden tomar ante una situación de acoso laboral con el fin de transformar dicha realidad.

Perfiles de las víctimas

  • Envidiables: consideradas como peligrosas o competitivas. Alta capacitación profesional. Popular entre sus compañerxs y alto sentido cooperativo para el trabajo en equipo
  • Vulnerables: necesitadas de afecto y aprobación. Consideradas como inofensivas o indefensas
  • Amenazantes: activas, eficaces, reaccionan contra el autoritarismo de un superior y no se dejan avasallar, alterando el equilibrio del grupo. Autónomas, independientes y con iniciativa. Honradas, rectas y con alto sentido de la justicia

 Perfil de las personas acosadoras

  • Ausencia del sentimiento de culpabilidad
  • Profesional mediocre, con complejo de inferioridad
  • Necesita del secreto, la vergüenza de la víctima y los testigos mudos, ciegos y sordos

¿Qué hacer si sufres mobbing?

Para la jurista Imbert Milán la mejor opción ante un acto de violencia incluyendo el acoso laboral, es la denuncia, para lo cual recomienda:

  • Comunicar al superior jerárquico la situación de acoso o acudir al órgano de justicia laboral, tenga las pruebas o no, aunque siempre es mejor contar con ellas
  • Constituyen pruebas: los testigos, correos electrónicos, actas de reuniones donde haya quedado registrado algún planteamiento o queja sobre el tema, certificado médico por estrés emitido por un facultativo médico o cualquier otro aspecto que sirvan para respaldar la denuncia
  • O dirigirse a los servicios de orientación jurídica (miércoles y viernes, 8:30 am.-12:00 m.) del Cenesex, ubicado en Calle 10 No.460 esq.21, Vedado

Socializar experiencias de mobbing en el mundo del arte, de la cual somos testigos o protagonistas, y diferenciarlas de lo que es establecer la disciplina en el ámbito laboral, contribuye a identificar la violencia en estos espacios. Sin embargo, se hace necesario advertir que denunciarlas es la mejor manera de defender nuestra libertad individual.

 

[1] Hernandez M, L. (2018) Acoso laboral: fenómeno ya no tan silencioso.  Publicado el 1 abril, 2018.
Este post expresa el punto de vista de su autora.
Texto escrito especialmente para la sección Bullying & Arte. Se prohíbe su reproducción en cualquier medio o formato sin la autorización expresa de la autora y Circuito Líquido.
© Imagénes sus autorxs

 

Para saber si sufres de mobbing (acoso laboral) hazte el Test. También puedes compartir tu testimonio (puede ser anónimo).

 

Quiero saber +
Bullying y ciberbullying: mito o realidad + testimonios, caricaturas e infografías

Nos sigue apoyando 😉

consejeria-cultural

Me planto. El cerco sobre el aborto

Me planto. El cerco sobre el aborto

Por Thais Gaes

El aborto, practicado en Cuba desde antes de 1959 y establecido como derecho legal y asistido dentro de los servicios médicos gratuitos a partir de 1965, podría empezar a verse cercado por el insólito auge de grupos religiosos fundamentalistas en un estado laico.

Planificacion-familiar-Marta-de-la-C-Pérez-Premio-Fotografía

Marta de la C Pérez, Planificación Familiar, foto concursante 2ª. edición Premio Fotografía Feminista

“Si en los albores del siglo XXI, la Revista de la Modern Language Association of America (MLA) invitaba a reflexionar sobre el estado de la teoría feminista, debe ser porque hay un problema” [1]. Corría el año 2006, apenas comenzaba el tercer milenio, cuando la publicación norteamericana convocó a este llamado. Doce años han transcurridos y las noticias no son nada halagüeñas para los movimientos feministas en el mundo. El asunto, desde entonces, se ha duplicado, como mínimo, no digamos ya para las feministas, sino para las mujeres todas. Por otro lado, “el problema” ha estado transformándose en “los problemas”.

Recientemente el senado argentino rechazó la aprobación de la Ley de aborto en ese país. Por estrecho margen, aunque suficiente para dejar a la nación más poblada del continente con una ley que data de 1921 referente a la interrupción del embarazo.

La concepción no deseada es ahora mismo un tema candente  tanto en las calles como en las agendas políticas de varios países de América Latina. En Brasil y Chile grupos conservadores están presionando para que retorne la penalización del aborto sin importar motivos. No fue hasta el pasado año, luego de campales y prolongadas batallas, que se aprobó en Chile por tres causales.

foto-1

Una mujer que lleva un pañuelo con un útero bordado participa en una marcha a favor de un proyecto de ley respaldado por la presidenta Michelle Bachelet, para legalizar abortos solamente en tres situaciones específicas. Crédito Esteban Felix/Associated Press

Me llama fastidiosamente la atención los grupos denominados Pro vida. No es por la vida de las mujeres gestantes que elevan sus clamores. Se indignan porque una mujer desee interrumpir un embarazo no deseado, sin embargo, sus conciencias permanecen tranquilas a sabiendas de que muchas mujeres tienen que someterse a abortos inseguros, clandestinos, lo mismo en pésimas condiciones de sanidad que practicados por personas no facultadas para ello.

A tal punto soslayan la existencia de derechos sexuales y reproductivos: decisión libre, consciente y voluntaria de las parejas y/o mujeres para determinar número de hijos y espaciamiento entre ellos; planificación familiar que no se circunscribe solo a las mujeres. El derecho a informarse, el acceso a servicios médicos gratuitos, a usar anticonceptivos. El compromiso global de gobiernos y sus respectivas carteras gubernamentales de garantizar la disponibilidad de métodos anticonceptivos. De igual modo, proveer una educación sexual responsable mediante programas, campañas, planes de enseñanza, etc… a nivel nacional.

foto-3

Protestas a favor y en contra de la despenalización del aborto en Argentina. Credito Damián Dopacio/Agence France-Presse — Getty Images

Las argentinas exigen el derecho al aborto legal y seguro. Empero los Pro vidas obvian el hecho de que estos embarazos puedan ser producto de una violación, de engaños; los riesgos que pueden entrañar para la vida de la madre o el feto, malformaciones congénitas, daños biológicos, psicológicos, afectivos.

El 8% de las muertes maternas a nivel mundial se deben a abortos inseguros.

Al menos 22 800 mujeres mueren cada año debido a complicaciones durante estos procederes.

Mucha gente dirá que, qué me importa a mí esto, si en Cuba es legal y asistido desde el siglo pasado por el Ministerio de Salud Pública. Resulta que en las últimas semanas el matrimonio igualitario, y ahora el aborto, levantan ronchas. El conflicto sale a relucir en medio de una coyuntura única que vive la nación en estos meses: la discusión del proyecto de Constitución de la República de Cuba, que entrará en vigor en 2019.

Lo del matrimonio igualitario molesta sobremanera, y ni siquiera está en la carta magna vigente. Espero, como muchos cubanos y cubanas, lo incorporen al proyecto de constitución que empezó a discutirse por estos días. Continuar ignorándolo sería aferrarse a la era de piedra.

La unión conyugal de parejas no heterosexuales es una conquista aún por alcanzar, en cambio, el aborto en Cuba no es ninguna novedad. Desde 1936 se despenalizó bajo determinadas circunstancias, y a partir de 1965  se realiza en centros hospitalarios por personal facultado para ello, con las debidas condiciones higiénicas sanitarias.

20180813_102140

Cartel difundido por grupos religiosos

Si semanas atrás emergió un conflicto en las redes sociales debido a la propalación de una carta infausta y un cartel aparecido en varios lugares públicos que apelaba a la “familia original”, opuestos a familias no heteronormativas y con ello al reconocimiento de los deberes y derechos que les correspondería como núcleos reconocidos constitucionalmente; si hubo que hacerle frente al fundamentalismo de algunos grupos religiosos, compartiendo y pegando a su vez un cartel con el diseño de distintos tipos de familias, es porque lo que dábamos por sentado no es infalible ni de lejos. Erramos al minimizar a estos grupos, pasándolos por alto e ignorando la influencia que creíamos no tenían. Nada más lejos de la realidad.

El aborto, y en su momento el matrimonio igualitario, no es y no serán logros exclusivos de un colectivo, no son para la Revolución, son para las generaciones presentes y futuras, son nuestros y sus derechos individuales, familiares, civiles, sociales. Nos competen a todxs los ciudadanxs por igual.

Diseño-cubano-de-familia

Tomado del perfil de Facebook del diseñador cubano Roberto Ramos Mori

Ante ciertos hechos y temas que para mí son intocables, y el aborto es uno de ellos, no puedo ni quiero permanecer inerte. La concepción tiene lugar entre dos, pero la crianza de la descendencia muchas veces involucra a otros miembros de la familia, los que cuentan con ella, claro. El costo espiritual y material está muy lejos de ser barato, peor si eres madre o padre solterx.

La historia ha demostrado que las conquistas no siempre son perdurables, y sí muy vulnerables. Si la Constitución afirma que el socialismo es irrevocable, el aborto como derecho también. Mi cuerpo es mío y las decisiones concernientes a él las tomo yo. Si hablo del aborto lo hago sin ambages porque conozco y estoy consciente de los derechos que en esa materia me asisten, que no son ni más ni menos que mis derechos sexuales y reproductivos.

Planto bandera por ellos.

[1] “I am not a Feminist, But…”: How Feminism became the F-word, PMLA, 121, 5, octubre 2006, pp. 1735-1741. En “Yo no soy feminista, pero…Cómo feminismo se convirtió en la palabra impronunciable”. Denken Pensée Thought Mysl… E-zine de Pensamiento Cultural Europeo. Selección: Desiderio Navarro. Vol. 1, Nros. 1-25, febrero 2011-abril 2012, pp. 135-146.

 

+ de Thais Gaes

thais-carroMujer al timón

 

 

 

 

 

Más #MicrohistoriasMujeres

being-single-woman-illustrations-idalia-candelas

Mis años felices

Bullying y Ciberbullying. Mito o realidad + Testimonios

¿Qué es el bullying y el ciberbullying; cómo se manifiesta; en qué escenarios; cuáles son los riegos; qué derechos vulnera?

¿Afecta más a las personas adultas que a los jóvenes, adolescentes y niños?

¿Cuándo el bullying y ciberbullying llegaron a formar parte del debate público en Cuba?

Para conocer las respuestas lee aquí y ahora el texto Yoanka Rodney, en el que te comparte, además, diversos testimonios de personas que durante el transcurso de su vida han sido protagonistas de bullying.

Antes que comiences a leer, déjame contarte que con este texto inauguramos una nueva sección online para hablar de bullying, ciberbullying, mobbing & arte (agradecemos muchísimo a Dalia Acosta por las redes); también queremos que estos temas formen parte de las líneas temáticas de las próximas ediciones del Premio de Fotografía Feminista.

Dale scroll… y ¡A Yoanka le encantaría leer tus comentarios 😉

yoanka-rodneyBullying y ciberbullying. Mito o realidad

Por Yoanka Rodney

 

 

La violencia que se produce entre niños, niñas, adolescentes y jóvenes, traspasa fronteras geográficas, razas, clases, religiones y cultura. Tiene lugar en los hogares, en el camino hacia las escuelas, en el interior de éstas, en la comunidad y más reciente aún en el ciberespacio. Ningún país es inmune, sea rico o pobre. Por ello no basta con contar el número de víctimas, sino que hay que contar sus historias, sus sueños, sus esperanzas para sensibilizar todavía más a quienes consideran que la violencia entre iguales es solo cosa de muchachos.

bullying--1_resized

Caricaturas Jorge Sánchez 😉

 

“Yo nunca había visto tanto lio formado por un “fenómeno” que existe de toda la vida. En las escuelas se rechazan a los que tienen una “orientación sexual o identidad de género no heteronormativa “… mire usted qué manera de enredar el término homosexualidad. Es cierto, eso está mal,  muy muy mal! Pero se hace lo mismo con los feos, los que usan espejuelos, los que tienen algún problema ortopédico, los brutos, los que escuchan música no “reggetonizada”, los que no les gustan las fiestas, los que no se buscan novias, los flacos, los gordos y nunca, NUNCA he escuchado a nadie lanzar una campaña nacional en defensa de esos niños.”

Comentarios. Bullying: Pocos segundos para un gran maltrato, Alina M. Lotti, CubaSí, 2017

Una de las formas de violencia que afecta las relaciones entre iguales (niños, niñas, adolescentes y jóvenes) en cualquier institución educativa (escuela, universidad) del mundo es el bullying y el ciberbullying. Aunque en Cuba estas formas de violencia no han sido una realidad suficientemente abordada en investigaciones científicas y reconocidas en su gravedad, lo cierto es que se cuenta con diversos testimonios de personas que durante el transcurso de su vida estudiantil fueron protagonista de estas situaciones en cualquiera de sus roles más conocidos: víctima, agresores o espectadores y dejan claro que tampoco nos estamos refiriendo a un mito.

Es por ello que expresiones como “el puntico”, “el trajín, entre otros nos harán recordar a cuáles situaciones nos estamos refiriendo y qué roles adoptamos en cada una de ellas. Mientras que los testimonios que aquí compartimos nos permite reconocer una realidad viviente, que nos habla de las injusticias sufridas en el pasado y nos obliga a tomarlas en cuenta para iniciar cambios que permitan construir una verdadera justicia ética, sin venganza, al poner la mirada en el sufrimiento de los inocentes y casi nula reparación del daño ocasionado.

camionero-sebastian-milo

Fotograma Camionero, Sebastián Miló

 

“El “puntico” en las escuelas siempre ha existido y existirá nos guste o no, cuando estuve becado en los 80, tristemente fui de esos “punticos” y cuando me bequé nuevamente en los 90 no fue la misma historia pero tampoco me convertí en victimario, aunque también en las escuelas urbanas existe.”

Rafael Echevarría
Comentarios. Bullying: Pocos segundos para un gran maltrato, Alina M. Lotti, CubaSí, 2017

Desde hace algunos años hablar del bullying y ciberbullying– en español acoso escolar y ciberacoso respectivamente –como formas de violencia entre iguales que se dan tanto en la escuela, en sus alrededores hasta llegar a su forma más moderna como es el contexto social cibernético –ciberbullying– es un tema recurrente que llegó a formar parte del debate público en Cuba, en mi modesta opinión, a partir de la campaña por Escuelas sin homofobia ni transfobia realizada durante dos años por el Centro Nacional de Educación Sexual durante el 2017 y el presente 2018.

logo-jornada-yo-me-incluyo-cenesex

Campaña Cenesex Me incluyo, 2017

Pero volviendo al tema en cuestión es necesario decir que el acoso y el ciberacoso escolar son realidades que viven con frecuencia infantes, adolescentes y jóvenes en el mundo, y Cuba no es la excepción. El primer término –el acoso escolar– se refiere a un tipo particular de violencia escolar y el segundo –el ciberacoso escolar– es una de las tantas formas de expresión del acoso escolar, pues pudiéramos también referirnos al acoso verbal y no verbal; al acoso psicológico o relacional, así como al acoso físico.

bullying-2

Caricatura realizada expresamente para este texto

Todas estas formas de acoso entre iguales (estudiantes) aparecen cuando el daño que se causa es intencional, la víctima no provoca la agresión y los actos violentos se repiten en el tiempo; los agresores se perciben como los más fuertes y a las víctimas como más débiles o menos hábiles.

bullying-3_resized

 

“En Cuba si hay acoso escolar o bullying, yo lo viví en carne propia, nunca se lo he dicho nadie…También conocí un muchacho de mi aula en la secundaria que fue víctima de un bullying bien violento y prolongado, todo 8vo grado, ya en 9no estaba loco. De esto no se habla mucho o casi nada, solo el que lo sufre o ha sufrido lo sabe”.

Anónimo, Época de sensibilidad humana y transformaciones profundas,Yoanka Rodney, Granma, 2017

Este tipo de comportamiento es oculto, se manifiesta poco ante la vista del profesorado y es muy dañino. Tienen repercusiones negativas en su bienestar, su desarrollo y el ejercicio de sus derechos. Por ello se le reconoce como fenómeno socio jurídico y educativo, el cual muchas veces queda invisibilizado porque los mecanismos de denuncia y de actuación son insuficientes o no son conocidos por los niños, las niñas, adolescentes, jóvenes, familiares y hasta los miembros del profesorado que los atienden.

ciberacoso-arreglado

Caricatura realizada expresamente para este texto

En el caso particular del ciberbullying son casi nulas las investigaciones publicadas con las cuales se cuenta para poder evaluar si se está produciendo o no en el contexto cubano actual. No obstante, hay que señalar, que esta forma moderna de acoso escolar nos lleva necesariamente a hablar de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC´s), y las implicaciones negativas que puede provocar la forma de establecer relaciones entre iguales cuando al acceder a ellas no se cuentan con las habilidades necesarias para el manejo de dichas herramientas, que les posibilitan ser productores y receptores de contenidos que traspasan la frontera de lo privado.

Desde esta perspectiva nos encontramos frente a un abanico de riesgos que se vinculan con la vulneración de sus derechos fundamentales como la libertad, la dignidad, la intimidad y el derecho a ser protegidos contra la violencia en los cuales niños, niñas adolescentes y jóvenes son más vulnerables que los adultos.

1 de cada 10 mujeres declaró haber sufrido ciberacoso desde la edad de los 15 años, según un estudio de la Unión Europea.

NM/2016

El ciberbullying como forma de expresión de la intimidación entre pares a través de los nuevos dispositivos digitales, es uno de estos riesgos. Debido a que la forma de contacto entre víctimas y agresores introduce factores de riesgo específicos, como el anonimato del agresor, la gran difusión social de la situación y las dificultades prácticas para detener la agresión y, por extensión, terminar con el sufrimiento de la víctima. A la vez las (TIC´s) le ofrecen a las víctimas oportunidades para responder y defenderse, inclusive de manera violenta en algunas ocasiones, respuesta que probablemente no sería la misma cara a cara.

Las víctimas del acoso escolar se encuentran en una situación de desventaja académica, social y emocional. Diversos estudios señalan que –las víctimas– pueden llegar a pensar que son las responsables de la intimidación que soportan y esto provoca que este sentimiento empeore. A causa de continuas agresiones, llegan a creer que no sirven para nada, y con frecuencia caen en la depresión. Si están sujetas a una insistente intimidación, la depresión puede empeorar y en casos extremos de victimización y baja autoestima pueden llegar hasta la auto lesión y el suicidio. Cuando los niños, las niñas, adolescentes y jóvenes sufren de estas constantes intimidaciones siempre están alertas esperando el próximo ataque, intentando evitarlos, y se sienten desvalidos y desesperados. Para evitarlo pueden faltar a la escuela, debido a la tensión que ellos sienten, el trabajo académico deja de ser importante y pierde su significado o empiezan a quedar rezagados. Cuanto más rezagados van que dando, más difícil es la recuperación.

ciberacoso

Caricatura realizada expresamente para este texto

Ante este panorama los centros educativos deben brindar una educación de calidad que promueva el desarrollo personal, social, ético, cívico y jurídico. Así como el pensamiento crítico y la realización de los derechos humanos porque tiene un papel fundamental en la protección de niños, niñas, adolescentes y jóvenes contra cualquier forma de violencia. Sin embargo, no cabe dudas que en ocasiones las instituciones educativas pueden ser, para un cierto número de estudiantes, escenarios de exclusión social y maltrato.

Acercarse a las historias de vida, miedos y esperanzas de aquellas personas que durante su paso por las instituciones educativas han vivido situaciones de acoso escolar nos da la oportunidad de detenernos y no, necesariamente, ignorar o desconocer los hechos. Es una oportunidad para la reflexión, el debate y el aprendizaje. En fin, contar la maldad es solo un pretexto para compartir algunas vivencias angustiosas de quienes son diferentes y seguir luchando para que no sea el acoso, en cualquiera de sus expresiones, lo que impacte, lo que se aprenda, lo que se difunda en nuestras instituciones educativas.

 

Ciberbullying en otros contextos:

En España, 7 de cada 10 víctimas de ciberbullying son chicas.

Nada mejor que esta infografía para mostrarte los resultados del primer estudio de ciberbullying en este país.

ciberbullying-infografia-españa

Texto escrito especialmente para Bullying & Arte. No reproduzcas este texto, por cualquier medio o formato,  sin la autorización de Circuito Líquido y su autora
© Imágenes, datos: sus autorxs
© Sobre la publicación: Circuito Líquido

 

Conoce + del caricaturista Jorge Sánchez 😉

Mira aquí las #fotosvisiónfeminista premiadas 1ra y 2da edición Premio Fotografía Feminista

Nos sigue apoyando 😉

consejeria-cultural

 

Mis años felices: recursos prácticos para violencias cotidianas

Mis años felices

Por Millenial journalist

Soy una periodista de 26 años, una joven normal de estos tiempos, bueno, eso creo yo, aunque no todos mis amigos y conocidos opinan lo mismo. Mi anormalidad radica no solo en el hecho de que vivo sola, sino, sobre todo en que disfruto y defiendo mi independencia con uñas y dientes.

Mi situación es temporal y se debe a simples circunstancias familiares: mis padres, por obligaciones laborales, llevan poco más de cuatro años fuera del país. Con el resto de mis parientes no tengo una mala relación, pero tampoco son precisamente los más unidos del mundo, además soy hija única y soltera, pero por suerte cuento con buenos amigos.

idalia-2

En cuanto a mi soltería, muchos se preguntan lo típico: cómo es posible que una muchacha linda, inteligente, buena, no tenga novio. Primeramente, quisiera dejar claro que soy una absoluta defensora del amor, pero también pienso que el amor debe traer felicidad, no tensiones ni frustraciones. Esto último creo explicarlo mejor mediante ejemplos concretos:

Otras muchachas que conozco en la misma situación que yo, hijas de compañeros de mis padres, han aguantado, como decimos en buen cubano, villas y castillas a sus novios con tal de no quedarse solas. Error: para mí un novio jamás será el sustituto de mis padres ausentes. Son amores distintos.

 

La semana pasada me encontré con una amiga de la facultad, quien me habló de sus planes de ser madre el año próximo. Me sorprendí y quise saber más. La principal razón que me dio fue que su novio ya tiene 28 años. Ahí terminé la conversación y cambié de asunto. No veo por qué la edad del hombre deba representar una presión para la mujer con respecto a la maternidad. Al contrario, somos nosotras las que tenemos una edad límite, puesto que arriesgamos nuestra salud y es nuestro cuerpo el que sufre. Ellos, mientras conserven su virilidad, pueden procrear. Charles Chaplin concibió a Geraldine a los 80 años.

Como estos, tengo disímiles ejemplos en mente, pero no quisiera mencionar solo los negativos, pues ya dije que creo totalmente en el amor. Otra amiga de la facultad, a quien conozco desde la infancia, lleva poco más de dos años casada con un muchacho de nuestra edad. En el momento de la boda, no llevaban ni un año juntos. Afortunadamente, todo va bien hasta ahora. Son tal para cual en cuanto a gustos. Salen de noche, comparten con los amigos, bucean, andan juntos en bicicleta, continúan disfrutando de su juventud. Yo soy amante de la fotografía, al igual que ellos dos, y me resulta adorable ver en las redes sociales las excelentes fotos que se hacen uno al otro, sobre todo ahora que viven en una hermosa ciudad europea. Más que un matrimonio, parecen aún un noviazgo. Esos dos seres, son la prueba de que casarse no tiene por qué ser sinónimo de envejecer 10 años en un día.

La diseñadora Gabrielle Chanel dijo que el lujo tiene que ser cómodo, de lo contrario, no es lujo. Algo similar sucede con el amor: una vez que comienza a traer más tristezas que alegrías, es mejor dejarlo ir. La francesa conocida como Coco Chanel fue la primera mujer del mundo en llevar pantalones. Siempre me inspiran esas personas que revolucionan el mundo y dejan su huella en la historia. Me pregunto si lograré revolucionar nuestra sociedad que, en mi opinión, todavía tiene mucho que aprender de otras más avanzadas en pensamiento.

Desde niña he tenido el privilegio de viajar y conocer otras culturas. Cuando converso con amigos, principalmente europeos, me dicen que, para ellos, lo normal a nuestra edad es vivir solo y siendo mayores que yo, es normal ser soltero y no pensar ni remotamente en hijos. Aquí en Cuba, sin embargo, la europea soy yo. Así me llaman algunos debido a mis gustos y forma de ver la vida.

being-single-woman-illustrations-idalia-candelas

Volviendo al amor, solo he sufrido decepciones con los hombres, pero eso no me hace desistir. Pienso que la felicidad debe comenzar por uno mismo y no construirse alrededor de otra persona, así que, mientras llega la persona adecuada, disfruto de otras cosas que me ofrece la vida, como mi preciada independencia y mi temporal privacidad, esa que muchos llaman egoísmo. Que yo vea mi soledad como un lujo, hace que otras me vean como una ermitaña; o como me dijo un amigo: una toronjita agridulce.

Pero lo que muchos quizás no valoran es que estar sola me ha enseñado a aprovechar el tiempo. He progresado profesionalmente, he logrado otros intereses y, lo más importante, he madurado como nunca imaginé. Al principio todos se preguntaban cómo una niña mimada, que lo ha tenido todo en la vida, que no sabía ni freír un huevo, podría sobrevivir en esta situación. Casi cinco años después, todos elogian cómo la niña mimada se ha hecho mujer.

Sé que cuando encuentre a la persona adecuada, porque estoy segura  que la encontraré, recordaré esta temporal soledad como mis años felices.

Magela-Romero-Almodovar

 

Recursos prácticos para violencias cotidianas

Con la colaboración de Magela Romero

  • No permitas que te juzguen, vivir sola no es problema
  • La soledad es una elección, la soledad no es física
  • Decide por tu vida y no dejes que los juicios, las críticas de otros  te impulsen a tomar decisiones apresuradas que traigan malestar a tu vida
  • Tenemos el derecho de decidir sobre nuestras relaciones amorosas y esperar a que la persona adecuada se presente en nuestras vidas
  • No elegir por el qué dirán, las que tenemos que decir sobre nuestra existencia y alternativas de vida somos nosotras mismas
  • Disfrutar la soledad, haced cosas que te resulten placenteras sin presión de tiempos, de espacios, de lógicas de pareja… hasta que lo decidas…
©Ilustraciones Idalia Candelas.
A esta ilustradora mexicana le gusta “mostrar mujeres que conviven en soledad, pero no sufren. No están deprimidas ni lloran. Más bien se sienten seguras, exaltando el sentido de disfrutar de la compañía de sí mismas.”

 

carro-2

 

+ Microhistoria

¡Voy a leer Mujer al timón!

Mujer al timón. Recursos prácticos para violencias cotidianas

Con Mujer al timón, de Thais Gaes, iniciamos una nueva sección para promover las voces de las mujeres que sufren expresiones de maltrato sexista.

Cuéntame + de violencias cotidianas

Con este espacio queremos contribuir a visibilizar, tipificar y sensibilizar acerca de estas formas de violencia cotidiana que sufren las mujeres en diversos ámbitos (por ejemplo, espacios sociales, universitarios, artísticos, familiar, en su relaciones de pareja…). En otras palabras, que estés alerta frente a estas maniobras sutiles (expresiones de control) por parte de los varones, que por lo general suelen estar invisibilizadas. También te ofreceremos recursos prácticos para el cambio.

¿A qué nos referimos con violencias cotidianas?

Según D. Luis Bonino, se refiere a la “multiplicidad de prácticas que los varones realizan en lo cotidiano y que sin ser muy notables, violentan y minan, insidiosa y reiteradamente la autonomía, la dignidad y el equilibrio psíquico de las mujeres.”

Tú también puedes ayudar a denunciar estas prácticas sexistas, que son manifestaciones cotidianas de la violencia de género. Compartiendo tu microhistoria con la comunidad de Circuito (máximo 1 cuartilla), la que puedes enviar a esta dirección reglabarrios@infomed.sld.cu.

 

thais-carroMujer al timón

Por: Thais Gaes

 

 

Recuerdo cuando empecé las clases teóricas en la Escuela de Automovilismo, un día el instructor que nos asignaron nos dictaba una lista de prohibiciones para los conductores mientras manejan. Decía el profesor: “prohibido tener conversaciones que distraigan la atención del conductor de la vía”. En ese punto, él se detuvo para ilustrarnos a los alumnos con el siguiente ejemplo:

“Ustedes saben que a veces las mujeres cuando van con los maridos en el carro- él dio por sentado que siempre el marido maneja y la mujer está a su lado – empiezan a descargarles*: que si hace falta comprar tal cosa para la casa, que si necesito dinero para lo otro, que si no tengo no sé qué, y así le dan una muela**… y eso desconcentra a cualquier conductor”, concluyó.

Una estudiante enseguida le refutó, por si a él se le olvidaba o nunca lo había presenciado, que los choferes de autos particulares de alquiler -boteros, como se les conoce popularmente en la capital- y también de ómnibus, en muchísimas ocasiones eran quienes iniciaban una conversación, o más bien un interrogatorio con las pasajeras durante el trayecto de su ruta.

Un policía no haría tantas preguntas como las que le he escuchado a los boteros habaneros: ¿cómo te llamas?, ¿estudias o trabajas?, ¿qué edad tienes?, ¿estás casada? ¿tienes novio, marido, hijos? ¿vives o trabajas cerca de donde te bajas? ¿por qué no me das tu número para dar una vuelta un día? O apunta el mío ¿cómo nos podemos volver a ver? ¿eres de aquí de La Habana?, etc…

Esa clase sería la primera muestra de un largo historial de violencia vial. Lo peor comienza cuando apruebas el examen práctico y obtienes la licencia de conducción. Ya eres conductora profesional y sales a manejar sola, sin ningún profesor o chofer(a) experimentado(a) sentado(a) a tu lado para guiarte. Ahí es cuando se inicia la batalla campal: la lucha feminista sobre ruedas y motor.

Los choferes, principalmente de ómnibus, boteros y camioneros, se creen con más derecho sobre la vía que el resto de los conductores. Si eres mujer, tu derecho vial está en una escala incluso por debajo de ese resto. A la violencia verbal sufrida como peatón o peatona le sumas la violencia en el tránsito. En cuanto un conductor advierte a una mujer al timón, lo mismo te dicen “que aprendas a manejar”, a “que le devuelvas la licencia al policía que te la regaló”, o “que le digas a tu marido que no te preste más el carro”, o “a tu papá que no te deje el auto porque se lo vas a chocar”. Como si una no pudiera ser la propietaria del auto, como si fueran ellos los únicos con derecho a ser dueños de un medio de transporte.

Conversando sobre este tema con un amigo que maneja desde hace décadas, este me dijo un día que tenía amigas que llevaban años manejando y todavía se sentían inseguras con su propio carro. Les daba miedo ir por 5ta Avenida, por ejemplo, una vía rápida del municipio Playa, porque tenían que mantener una velocidad sostenida mayor de 60km/h. Eso para ellas implicaba mucha tensión y era difícil, por eso preferían manejar por avenidas alternativas.

Realmente no entiendo cuál es la tensión. Para mí es más fácil ir rápido a una velocidad sostenida, que conducir por entre calles en las que tengo que estar frenando y sorteando baches todo el tiempo, pero en fin.., cada quien con sus cosas. También me decía mi amigo, siguiendo con la línea de sus argumentos machistas, que las mujeres conductoras eran más inseguras a la hora de tomar decisiones, y los hombres, por el contrario, actuaban más rápido en esos instantes cruciales.

Hasta este minuto desconozco si algún instrumento o estadística respalda semejante aseveración. Que numéricamente haya más hombres que se tomen menos tiempo para reaccionar responde a un motivo proporcional que contabiliza más conductores que conductoras en el país. Por tal razón, los hombres con o sin licencia que conducen sufren más accidentes que sus pares femeninas. De esto último sí se registran estadísticas, que por cierto, ascienden cada año lamentablemente.

Tal vez me arriesgo a abordar el tema desde mi subjetividad. Empero estoy convencida de que si las mujeres respetan más la Ley del Tránsito y/o cometen menos infracciones tiene que ver con la misma educación que han recibido indistintamente niños y niñas, sin importar que hayan sido procreados por los mismos progenitores y educados en un hogar común. Como a las niñas se les enseña que tienen que ser obedientes y recatadas; y a los niños arrojados y valientes, de ahí que la educación familiar, escolar, social, etc… predetermine cada decisión y actitud de nuestras vidas inevitablemente.

Las mujeres tienden a ser más prudentes porque la sumisión es un requisito prácticamente sine qua non para una mujer decente y de su casa, según los tabués de una sociedad patriarcal y heteronormativa. Razón de sobra para ser más propensas al sometimiento de normas y hombres, y de paso a que las violenten.

Un día mientras una amiga esperaba a que el semáforo cambiara para luz verde, pasa un individuo y le impele desde la acera: ¿pero a las niñas las dejan manejar ahora? Si mi amiga hubiera sido una niña a la sazón, no le hubieran dado la licencia, para empezar. Ella era mayor de edad desde hace años, y había pasado los exámenes pertinentes para obtenerla como exige la ley.

Mas, suponiendo que manejara sin licencia, si hubiese sido un varón y no una muchacha, porque es una mujer joven -parece que para colmo aquel sujeto tenía problemas de visión y con todo se atrevió a cuestionarla-, estoy convencida de que ni una palabra hubiese salido de su boca, o al menos se lo hubiera pensado seriamente para dirigirse en esa forma a un hombre por muy joven o niño que pareciera.

Para ir cerrando el asunto, lo último es que varios conocidos me han dejado saber que cuando vaya a manejar les avise, para no salir a la calle y evitar ser víctimas o testigos de un accidente provocado por mí. Si por casualidad alguno de estos susodichos se queda botado, se les poncha una goma (neumático), se les apaga el carro, se les gasta la batería porque olvidaron apagar la reproductora o las luces, … cualquier fallo que a un hombre se le perdona, pero en una mujer conductora es un pecado capital, porque a ellos no les sucede casi nunca o rara vez, pero a nosotras como somos mujeres nos tiene que pasar; si por ironía de la vida, algunos de mis conocidos se ve en una situación como las anteriores y estoy cerca para socorrerlos, imagino que no les quedará más remedio que aceptar mi ayuda, el auxilio de una conductora novel, una niña al timón; entonces sí, es mejor para ellos que se guarden en sus casas.

 

carro-2

Magela-Romero-Almodovar

 

Recursos prácticos para violencias cotidianas
Con la colaboración de Magela Romero

 

  • Ninguna ley cubana prohíbe que las mujeres obtengan licencia de conducción
  • Explica a tus familiares y seres cercanos que las mujeres tienen tanta necesidad de una licencia de conducción como los hombres
  • Las hijas al igual que los hijos, merecen que entre los entrenamientos tempranos que se ofrecen en la familia esté la conducción, asimismo ellas tienen que tenerse presente a la hora de concebir testamentos y herencias relacionadas con vehículos familiares
  • Si matriculas un curso de automovilismo y eres víctima de chistes, burlas, críticas machistas que se sustenten en presupuestos como “las mujeres son muy malas choferes”, debes saber que son solo mitos, y que los índices de accidentalidad de mujeres choferes son mucho más bajos que los de los hombres; esto responde no solo a que manejan menos, sino a que son más precavidas y respetan más las leyes del tránsito

Entradas más antiguas «